KINESIOLOGÍA

Técnicas neurológicas que mejorarán tu salud y cambiarán tu vida.

 

La Kinesiología es una disciplina holística con la que podemos ayudar a las personas a equilibrar su cuerpo a nivel estructural, nutricional, emocional y electromagnético.
En Kinesiología, consideramos al ser humano como un ser holístico. Un Todo en el cual todas sus partes están interrelacionadas y se afectan entre sí constantemente.

El cuerpo es complejamente simple y simplemente complejo. Si efectúas la acción adecuada en la condición apropiada, obtendrás la respuesta correcta. Dr. George Goodheart

LA KINESIOLOGÍA INTERVIENE EN 4 GRANDES ÁREAS 

  • ESTRUCTURA: a nivel estructural con la Kinesiología podemos facilitar que la estructura de la persona (vértebras, pelvis, cráneo, articulaciones…) que no está en su lugar correcto vuelva a él facilitando su equilibrio natural.
  • NUTRICIÓN: en el área nutricional podemos descubrir si al organismo le falta o por el contrario le sobra algún nutriente, o si quizá necesita flora intestinal entre muchas otras posibilidades.
  • EMOCIÓN: es muy común encontrar emociones implicadas en diversos factores. Con la Kinesiología podemos encontrar emociones conscientes y/o inconscientes alojadas en problemas estructurales y liberarlas con diferentes técnicas.
  • CAMPO ELECTROMAGNÉTICO: en el campo electromagnético trabajamos con meridianos y chakras o plexos solares principalmente. Podemos facilitar al cuerpo a restablecer su equilibrio electromagnético con diferentes técnicas.

 

¿EN QUÉ CASOS PODEMOS AYUDAR CON LA KINESIOLOGÍA?

  • Problemas estructurales (dolores de espalda, hernias discales, protusiones vertebrales, radiculopatías, escoliosis, problemas de cervicales, lumbares, dolores de cabeza…)
  • Dolores articulares (rodilla, pelvis, hombro, codo, muñeca, tobillo)
  • Adicciones (tanto a alimentos como a cualquier otra sustancia)
  • Intolerancias y alergias
  • Insomnio
  • Problemas emocionales (estrés, ansiedad, fobias, traumas emocionales, depresión…)
  • Problemas digestivos (estreñimiento, candidiasis, hernia de hiato, hiper e hipoclorhidria…)
  • Problemas de alimentación
  • Fatiga, cansancio, agotamiento
  • Dolores agudos y crónicos
  • Problemas de ATM (articulación temporo mandibular)
  • Falta o exceso de algún nutriente (vitaminas, minerales, aminoácidos, oligoelementos, anemias…)
  • Enfermedades autoinmunes (fibromialgia, esclerosis…)
  • Trastornos menstruales y ginecológicos
  • Problemas específicos en órganos (hígado, riñón, pulmón, estómago, intestinos, vesícula…)
  • Problemas en glándulas (hipófisis, pineal, tiroides, suprarrenales…)
  • Y un sin fin de problemas más.

En Kinesiología no realizamos diagnósticos, hablamos de funcionalidad o disfuncionalidad.

Si no encuentras lo que te ocurre y crees que quizá la Kinesiología puede ayudarte, no dudes en ponerte en contacto y preguntar. 

 

PARA MÁS INFORMACIÓN: 

Si te interesa aprender y formarte en Kinesiología, también se realizan Cursos de Kinesiología y emociones.