¿CÓMO PUEDO SER SENCILLAMENTE FELIZ?

Seguro que tú también te has hecho esta pregunta, ¿verdad? Probablemente en más de una ocasión, tras sentir el gran peso y agotamiento que nos genera el acúmulo del estrés diario, con las preocupaciones y las constantes demandas que nos exige el sistema y el exterior, te habrás dicho a ti mismo «¿por qué no puedo ser simplemente feliz?».

Ésta es una gran pregunta que seguramente la mayoría de los seres humanos nos hemos hecho en multitud de ocasiones a lo largo de toda nuestra vida.

La respuesta a esta pregunta es muy sencilla: siendo feliz.

Para explicarte esta breve respuesta me centraré en contarte algunos conceptos básicos que te ayudarán a entenderlo para después llevarlo a la práctica, cambiar tus creencias y disfrutar de esa felicidad tan añorada.

La felicidad es algo intrínseco en el ser humano, no extrínseco. Verás, desde muy pequeños actuamos, pensamos y sentimos en base a un sistema de creencias erróneo. Este sistema de creencias que automatizados y entendemos como válido y positivo en nuestra vida está basado en la principal creencia errónea: toda mi vida, mi capacitación, mi autoestima, está basado en el exterior y su reconocimiento. Y en base a ese sistema de creencias, creemos falsamente que serán las circunstancias las que nos harán ser más o menos felices. Desde esta perspectiva, estamos otorgando al exterior el poder de darnos o quitarnos la felicidad. 
La realidad es que nada te va a hacer feliz, porque la felicidad ya vive dentro de ti. Está en ti, muy viva, esperando a que conectes con ella. Deja de esperar que todo sea perfecto en tu exterior, porque ya es perfecto tal y como es, y disfrutando de ello puedes ser hoy ya feliz.

La felicidad está en el aquí y el ahora. Como te comentaba en el punto anterior, nuestras ideas preconcebidas sobre la felicidad nos hacen creer que primero es el exterior el que nos hará felices, y después creemos que seremos sólo felices cuando tengamos algo que creemos necesario e indispensable para ello: un trabajo mejor, una familia e hijos, cuando vivamos en otro lugar, tengamos la casa de nuestros sueños, pareja… Y un largo etcétera de infinitas posibilidades en función de cada persona. Estamos muy equivocados creyendo esto. Si depositamos nuestra felicidad en estos deseos, nunca seremos felices, porque cuando lleguen a materializarse no nos darán la felicidad que esperábamos y entonces, volveremos a pensar en qué me puede hacer realmente feliz y que aún no poseo. Y cuando lo creamos descubrir, ansiaremos que llegue para ver si entonces sí somos felices. Y creeremos serlo durante unos días, pero luego, todo volverá a tornarse angustioso, preocupante, o desmotivador. Y así estarás en un ir y venir de búsqueda insatisfecha de la felicidad en un eterno futuro. 
La felicidad verdadera, está en ti y en tu aquí y ahora, en tu presente. Realiza un listado de todas las cosas que posees en tu vida (y no hablo únicamente de lo material, que no da la felicidad) como es la salud, la capacidad de reír, comida en tu mesa cada día, un amanecer, atardecer y anochecer, una ilusión, personas que te respetan y comparten tu vida contigo gustosamente, un propósito con el que desarrollarte, evolucionar y aprender… ¿No te hace eso sentirte afortunad@ y feliz ya? Si conectas con esa realidad, la del aquí y el ahora, y tomas conciencia y lo agradeces a diario de corazón, serás ya simplemente feliz.

Ser feliz, no sentirse feliz. La felicidad no es un sentimiento bajo mi punto de vista, es un estado de conciencia. La felicidad eres tú. Tú eres la felicidad. Y la felicidad está en ti. Fíjate un segundo en la última vez que dijiste algo sobre tu felicidad. ¿Qué verbalizaste: soy feliz o me siento feliz? Y pregúntate también qué te hacía feliz o de dónde nacía esa felicidad? Si le otorgas el don de hacerte feliz a las circunstancias externas, si te identificas con lo que te ocurre ya sea bueno o malo si lo queremos ver desde esta dualidad, entonces te sentirás feliz, pero no eternamente. Sin embargo, si tomas conciencia a diario de los puntos anteriores que te he comentado, lograrás conectar con la conciencia de ser feliz independientemente de lo que ocurra en tu exterior porque está en ti sintonizar con la felicidad que reside en tu corazón.

Ser sencillamente feliz, depende de tu actitud. Cuando uno cambia la forma de ver la vida, su vida cambia por completo. Y es que es de vital importancia tener cada día una actitud positiva, optimista y alegre. No podemos olvidar que nuestros pensamientos, sentimientos y emociones vibran. Y esta vibración llega al Universo, que está deseoso de crear y hacer realidad los mensajes que le enviamos con cada vibración. Si tu actitud y visión del mundo es negativa, lo son también tus pensamientos y emociones, y es eso lo que atraerás a tu vida. Sin embargo, si tu actitud es positiva y sonríes a la vida, la vida y el Universo te sonreirán.

Cambiar de actitud no es difícil, basta con prestarnos atención a diario, realizar un ejercicio de autoobservación de pensamientos y emociones para que en la medida en que nos demos cuenta de su carga negativa, podemos pararlos, respirar, aceptar nuestros miedos o preocupaciones, y cambiarlos por otros más positivos. Somos creadores de nuestra realidad, no podemos olvidarlo.

PARA SER FELIZ, SOLO NECESITAS UN CAMBIO DE ACTITUD

A continuación te facilito un ejercicio que puedes realizar siempre que quieras, te recomiendo que lo lleves siempre contigo para que cuando tomes conciencia de tu actitud negativa puedas con estas sencillas pautas cambiarla.

Ante un momento de malestar, rellena estas frases:

–       En vez de resistirme a…, yo acepto…

–       En vez de resignarme con…, yo aprovecho…

–       En vez de solo desear que …, yo me comprometo a…

–       En vez de preocuparme por…, yo me ocupo de…

–       En vez de olvidarme de lo que hoy dispongo, agradezco que ya…

–       En vez de desconfiar de…, confío en…

–    En vez de visualizar en negativo, apuesto por ganar visualizando en positive que ya es así que… (lo visualizas desde la calma, sientes la emoción que te genera que ya es así, y lo agradeces).

«Y entonces un día, te darás cuenta de que todo comienza de nuevo y la sonrisa vuelve a ser la dueña de tu vida».

¡Feliz día, feliz hoy!

¡Suscríbete gratis a los artículos y novedades de Aprendiendo a Ser en NEWSLETTER!

Conoce los CURSOS PRESENCIALES y CURSOS A DISTANCIA.

Para cualquier consulta o duda, ponte en contacto:

¡Feliz día!