DIME SIEMPRE LA VERDAD, AUNQUE DUELA

«Un entrenador es simplemente, aquel que te impulsa para alcanzar tus metas y objetivos. La próxima vez que te preguntes por qué me regaña y aconseja tanto, porqué me exige y me presiona, ten en cuenta que tienes un privilegio: alguien que guía tu camino». Omar HdeZ

Cuando elegimos adentrarnos en el camino de la espiritualidad, descubrimos que hemos estado todo este tiempo atrás desarrollando un papel o personaje llamado ego que nada tiene que ver con lo que verdaderamente somos.

Al tomar conciencia del ego, comenzamos un proceso de toma de conciencia de los patrones o modos de ser que hemos adquirido y no son reales. Todos están basados en creencias erróneas que hemos elegido asumir como verdad. Estos patrones podríamos resumirlos en 5 modelos o formas de ser: la búsqueda de perfección, la tendencia al aislamiento, las conductas de oposición y/o rebeldía, el servilismo y por último el uso de la fantasía y tendencia a imaginar un futuro mejor como respuesta a la angustia de impotencia.

Reconocernos en estos comportamientos supone experimentar cierto dolor pues al fin y al cabo es asumir que no nos hemos comportado de la mejor forma posible ni con nosotros mismos ni con los demás. Por ejemplo, en la búsqueda constante de la perfección, existe un afán de reconocimiento constante del exterior que supone cargarnos de una serie infinita de autoexigencias que también exigimos a los otros. Y de ello, derivan luego actitudes negativas como la soberbia, la ira, la vanidad, el orgullo, la avaricia…

Cuando comienzas a ser consciente de ello, sientes cierto malestar, y ante él, lo único que podemos y debemos hacer si queremos cambiarlo es aceptar y reconocer que nos hemos comportado así y desde una actitud positiva reflexionar sobre cuales son las creencias sanas y el actuar más correcto y congruente con el amor para, en el acto, comenzar a llevarlo a la práctica sin mayor dilación. Si cada vez que nos reconocemos en un patrón o identificamos por ejemplo soberbia en nuestro proceder nos enjuiciamos por el error, estamos cayendo de nuevo en el patrón de perfección del ego, y ahí no aprendemos, porque seguimos en el círculo de la autoexigencia de perfección.

Además, en el camino espiritual se nos ponen a personas determinadas que nos van a ayudar a ver donde no nos atrevamos a mirar, para decirnos la verdad, aún a sabiendas de que nos va a doler y puede suponer que incluso nos queramos alejar porque las resistencias del ego hacen que no quieras escuchar la verdad que tanto te duele y que es necesaria ver para avanzar. Si no la vemos, no podemos identificarla y transmutarla en actitudes y sentimientos saludables y amorosos.

Verás, quien de verdad te ama y quiere, es quien te dirá la verdad sobre tus acciones y comportamientos para que puedas darte cuenta de que estabas inmerso en el error y puedas modificarlo.

Quien de verdad te ama y quiere, no te juzgará.

Quien de verdad te ama y quiere, te hablará de tu soberbia, vanidad, orgullo o deseos de avaricia.

Y cuando te lo diga, es muy probable que sientas malestar y que te posiciones en una actitud victimista. Lanzarás tu dolor y rabia hacia esa persona que te está diciendo la verdad, pero en realidad ese malestar es contra ti porque supone no ser perfecto. Pero es que la perfección no existe, ni si quiera en el camino espiritual. Y cuando te des cuenta de que efectivamente ese malestar es contigo y seas capaz de ver con claridad el gran bien que te está haciendo esa persona, lo agradecerás de corazón e incluso le pedirás que te diga siempre la verdad y que perdone tu enfado o malestar inicial.

La espiritualidad es un proceso constante y diario de toma de conciencia de nuestros pensamientos, comportamientos y actitudes para ir poquito a poco puliéndolas y ser cada día más libres y auténticos y vivir y actuar desde el amor. Y en este camino, que te digan la verdad, es una gran ventaja y privilegio.

Dime siempre la verdad, aunque inicialmente me duela porque solo así podré cada día tratar de acercarme más y más a lo que verdaderamente soy.

 

¡Suscríbete gratis a los artículos y novedades de Aprendiendo a Ser en NEWSLETTER!

Conoce los CURSOS PRESENCIALES y CURSOS A DISTANCIA.

Para cualquier consulta o duda, ponte en contacto:

¡Feliz día!