LIBÉRATE DE LAS IDEAS PRECONCEBIDAS

Nuestro personaje, esa forma de ser al que le permitimos que nos domine en mayor o menor medida en función de nuestro grado de conciencia de su existencia, no solo se ha apegado a personas y cosas, sino también a ideas insanas.
Esas ideas son creencias que hemos adquirido e integrado en base a lo que se nos ha enseñado, pero también en base a nuestras propias experiencias de vida.
Si ante una nueva experiencia de vida, sacamos un aprendizaje positivo, cuando la vida nos presenta de nuevo una experiencia similar a esa en algunas cosas, no la veremos como algo completamente nuevo, que realmente lo es, porque siempre buscaremos algo en los recuerdos de experiencias pasadas, que nos ayude a saber más de esa situación y trataremos de asociarla a otras circunstancias ya vividas y en base a los resultados del pasado, nos haremos una idea preconcebida de la nueva situación sin ser real. Y por ello, la prejuzgaremos ya como buena, o como mala, y nos equivocaremos. Nos equivocaremos, porque nos estaremos fijando en la falsa apariencia de las cosas, de las personas y de las circunstancias.
Hemos maleducado a nuestra mente, le hemos dado el poder de creerse la jueza y dictadora de nuestras experiencias, de nuestras emociones, de nuestras tomas de decisiones y de nuestra realidad.
¿Sabías que el órgano que realmente hace agradable y placentera nuestra existencia es el corazón? La mente es solo una herramienta al servicio de este. Por este motivo, nos confundimos tanto en la vida a la hora de tomar decisiones, por guiarnos por la mente en vez del corazón, por hacerle caso a nuestras ideas preconcebidas, creencias, expectativas, suposiciones y juicios falsos.
¿Y CÓMO ME LIBERO DE LAS IDEAS PRECONCEBIDAS?
1º Lo más importante es permanecer en un estado de calma, practicar el silencio, y desde esa serenidad, comienza a observarte: tus pensamientos, tus sentimientos y emociones, lo que domina en ti en cada momento de tu día.
2º Después, te recomiendo comenzar a tomar conciencia de esas ideas, pensamientos y creencias. Escribe en un papel a lo largo de varios días todas aquellas ideas preconcebidas o creencias de las que comiences a ser consciente. Si lo haces desde el corazón, te darás cuenta de que como el común de los mortales, tienes cientos de ellas.
Conforme vayas anotándolas, ve analizando una a una y pregúntate:
– ¿De dónde nace esta idea, de qué experiencia?
– ¿Esta idea es real o no?
– ¿Significa que todas las experiencias futuras similares a esta vayan a tener el mismo final? Pregúntaselo a tu corazón. Te vas a dar cuenta de que la respuesta es no.
– Libérate de esa idea quemándola en un papel. Y anota el aprendizaje que te ha dado en otro papel, te recomiendo que te hagas tu propio libro de la sabiduría, donde anotes este aprendizaje y otros futuros.
3º No te juzgues al tomar conciencia de que estabas equivocad@. Perdónate, porque no eras consciente de esas ideas preconcebidas que te estaban facilitando confundirte con frecuencia.
Agradece el aprendizaje, te ayudará a sentirte mucho mejor.
4º Y ahora, ante cada nueva situación, vuelve a comportarte como un niñ@, abre tu corazón a la experiencia.
Que sea tu corazón quien domine a tu mente.

¡Suscríbete a los artículos y novedades de Aprendiendo a Ser en NEWSLETTER!

Conoce los CURSOS PRESENCIALES y CURSOS A DISTANCIA.

Para cualquier consulta o duda, ponte en contacto:

¡Feliz día!